5 preguntas a la nueva presidencia general de los Hombres Jóvenes

0
108

Decir simplemente que la recién llamada presidencia general de los Hombres Jóvenes está comenzando sus deberes “en un momento como en ningún otro” seguramente se queda corto.

En primer lugar, el presidente general de los Hombres Jóvenes, Steven J. Lund, y sus consejeros, el hermano Ahmad S. Corbitt y el hermano Bradley R. Wilcox, están ayudando a apoyar y continuar implementando el programa Niños y Jóvenes, que se inició hace cinco meses, diseñado para ayudar a los jóvenes santos de los últimos días de todo el mundo a realizar su vasto potencial individual y a tener gozo.

Y, por supuesto, la nueva presidencia fue llamada recientemente en medio de una aterradora y disruptiva pandemia mundial, habiendo sido sostenida durante la conferencia general de abril de 2020.

Muchas de las formas tradicionales en que los poseedores del Sacerdocio Aarónico adoran y se hermanan se han detenido abruptamente. Junto con sus homólogos en las presidencias generales de las Mujeres Jóvenes y la Primaria, sus oraciones y preocupaciones diarias son por el bienestar de los jóvenes santos de los últimos días en una Iglesia internacional en crecimiento.

Todavía acostumbrándose a sus nuevos llamamientos, el presidente Lund, el hermano Corbitt y el hermano Wilcox se sentaron recientemente, virtualmente, con Church News para una sesión de preguntas y respuestas sobre los desafíos y oportunidades históricas que enfrentan los jóvenes de la Iglesia, desde Albania hasta Zimbabue. (Algunas respuestas han sido editadas por razones de espacio).

1. ¿Qué es lo que más le entusiasma de esta reciente oportunidad de servir juntos como presidencia general de los Hombres Jóvenes?

Presidente Lund: Estamos en un momento de cambio y transición. 

El nuevo programa Niños y Jóvenes nos ofrece un momento de invención y creación en el que estamos tratando de descubrir cómo satisfacer las necesidades de los demás y ayudar a nuestros jóvenes a descubrir al Salvador y tener una relación con Él.

Un niño mira la guía de desarrollo personal de los niños para el nuevo programa Niños y Jóvenes.
Un niño mira la guía de desarrollo personal de los niños para el nuevo programa Niños y Jóvenes.
Un niño mira la guía de desarrollo personal de los niños para el nuevo programa Niños y Jóvenes. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Siempre es emocionante ser parte de la invención. El crear es una tarea noble — y estamos creando algo que no ha existido en la Iglesia.

Es divertido estar en medio de eso.

Hermano Corbitt: Estoy emocionado de trabajar con estos dos hombres de Dios. Existe una unidad, aun desde el principio de nuestra presidencia, que me encanta. Eso es algo que el Señor puede usar para Sus propósitos durante los próximos años.

 Hermano Wilcox: Estamos viendo más interacción entre las organizaciones. Hay muchos grupos en la Iglesia que tienen la responsabilidad de los jóvenes: Seminario, Escuela Dominical, Hombres Jóvenes, Mujeres Jóvenes y la Primaria. Veo mucha más “vinculación de brazos” mientras tratamos de avanzar juntos.

2. El presidente Lund ha enseñado que ser un miembro exitoso del Reino de Dios no es complicado. ¿Qué pueden hacer los jóvenes de la Iglesia para mantenerlo sencillo y disfrutar del éxito personal en el Reino del Señor?

Hermano Corbitt: Seguir al profeta. Aprendemos ese principio en la Primaria, y es fácil de entender. 

Hacer de las prioridades del profeta tus prioridades. Cuando el presidente Russell M. Nelson te pide que hagas algo, hazlo con fe, sabiendo y confiando en que eso es lo que tu Padre Celestial quiere que hagas para ser feliz y exitoso.

Un grupo de hombres jóvenes en Portugal sonriendo durante una reunión de cuórum. La Iglesia publicó recientemente un lema para los cuórums del Sacerdocio Aarónico.
Un grupo de hombres jóvenes en Portugal sonriendo durante una reunión de cuórum. La Iglesia publicó recientemente un lema para los cuórums del Sacerdocio Aarónico.
Un grupo de hombres jóvenes en Portugal sonriendo durante una reunión de cuórum. La Iglesia publicó recientemente un lema para los cuórums del Sacerdocio Aarónico. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Hermano Wilcox: Ser miembro de la Iglesia no es complicado — pero la vida es complicada. Lo que debemos hacer [como líderes de la juventud] es ayudar a los jóvenes a conectar los puntos. La vida es complicada, pero vivir el evangelio es la solución. La vida es complicada, pero acercarse al Padre Celestial y a Jesucristo es la solución.

Cuando los jóvenes aprenden a conectar esos puntos, se dan cuenta de que vivir el evangelio hace que la vida sea menos complicada.

Presidente Lund: El evangelio es bastante sencillo, y cuando hacemos las cosas básicas del evangelio, nuestras vidas mejoran mucho y son mucho más fáciles.

El presidente M. Russell Ballard habló sobre “el Barco Seguro de Sion”. Ese barco no fue construido para ser amarrado a un muelle seguro dentro de un puerto. Estaba destinado a ir al mar donde las olas rompen y los truenos rugen, y donde las cosas son difíciles.

Para que la vida sea lo más sencilla posible, debemos cerrar las escotillas, levantar las defensas y asegurarnos de que no estemos parados en una cubierta resbaladiza. Leer las escrituras, ir a la Iglesia y decir nuestras oraciones nos mantendrá seguros, porque el viento siempre sopla.

Pero también necesitamos levantar una vela y fijar nuestro timón para que nuestra vida pueda llegar a cobrar significado. A medida que nos convertimos en parte del batallón del Señor, … nuestra vida adquiere un propósito que nos ayuda a atravesar esas olas y nos hace más felices y seguros de lo que estaríamos de otra manera.

3. El nuevo programa Niños y Jóvenes está anclado a los principios que se encuentran en Lucas 2:52. ¿Cómo pueden los jóvenes seguir el ejemplo del Salvador y “crecer en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres” en un momento en que las reuniones tradicionales del cuórum están siendo interrumpidas por la pandemia en curso?

Hermano Wilcox: La belleza del programa Niños y Jóvenes es que no está vinculado a las reuniones de cuórum. No está vinculado a alguien que te ayude a través de una lista de verificación. Es algo que puede hacerse individualmente. Los jóvenes pueden avanzar — incluso si no se reúnen de manera tradicional. 

Antes de que este virus golpeara, se les dieron las herramientas para continuar progresando, incluso durante este tiempo de interrupción.

Las cuatro áreas de crecimiento en el programa Niños y Jóvenes.
Las cuatro áreas de crecimiento en el programa Niños y Jóvenes.
Las cuatro áreas de crecimiento en el programa Niños y Jóvenes. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Presidente Lund: El desafío que enfrenta la juventud realmente no es tan diferente al desafío que todos enfrentamos: Estamos tratando de superar la vida con la caja de herramientas que hemos podido desarrollar hasta ahora. Cada nueva etapa de la vida requiere nuevas herramientas.

Una de las bellezas del programa Niños y Jóvenes es que hace que los jóvenes se esfuercen en enfocarse en las cuatro áreas de su vida [espiritual, social, física e intelectual], y hacer cosas que pueden no ser naturales para ellos. 

Si los jóvenes van a cumplir el potencial completo de su vida, deben desarrollarse en todas esas áreas, al igual que el Salvador.

Hermano Corbitt: El Señor, en todas las épocas, ha tratado de simplificar las cosas para Sus hijos — especialmente para Su pueblo del convenio.

Antiguamente, cuando el pueblo de Israel fue mordido por serpientes venenosas, el Señor dijo que solo miraran hacia Cristo. La manera era simple. En nuestros días, este contagio nos ha mordido y, sin embargo, el Señor ha simplificado nuevamente el camino justo a tiempo para que apliquemos lo que sabemos.

A medida que los líderes y los jóvenes sigan el programa Niños y Jóvenes, y su forma simplificada, pueden crecer espiritual, física, intelectual y socialmente. Lucas 2:52 puede cumplirse en la vida de nuestra juventud.

4. El lema del cuórum del Sacerdocio Aarónico comienza con la declaración: “Soy un hijo amado de Dios, y Él tiene una obra para mí”. ¿Cómo puede un joven en la Iglesia descubrir “la obra” que Dios quiere que él haga?

Presidente Lund: Lo primero que debes hacer es nunca decir no a una asignación del sacerdocio. Si haces eso, encontrarás un propósito — y nuestro Padre Celestial encontrará formas de sacar a la luz tus propias habilidades y destrezas para ayudar a levantar a los demás. 

Un grupo de jóvenes santos de los últimos días socializan juntos. El año 2019 incluyó muchos cambios que afectaron a niños y jóvenes en la Iglesia.
Un grupo de jóvenes santos de los últimos días socializan juntos. El año 2019 incluyó muchos cambios que afectaron a niños y jóvenes en la Iglesia.
Un grupo de jóvenes santos de los últimos días socializan juntos. El año 2019 incluyó muchos cambios que afectaron a niños y jóvenes en la Iglesia. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Segundo, leer tu bendición patriarcal. Todos necesitamos eso. Esas bendiciones describen quiénes somos y nos unen a la familia de Dios. Nuestras bendiciones patriarcales hablan, en lenguaje espiritual, de las misiones de nuestra vida.

Hermano Wilcox: Una cosa que le digo a mis estudiantes universitarios que hagan es que escriban una lista de 10 héroes… Cuando miras a esos héroes y ves quiénes son, comienzas a darte cuenta de las cosas que admiras de esas personas y de las cosas que hacen que puedes hacer en tu propia vida.

Mirar a los héroes e identificar metas son cosas importantes para encontrar tu propia labor y permitir que el Señor te revele tus propios propósitos.

5. ¿Cómo planea trabajar con sus colegas en la presidencia general de las Mujeres Jóvenes para fortalecer colectivamente a la juventud de la Iglesia?

Hermano Corbitt: Sentimos la misma unidad con la presidencia general de las Mujeres Jóvenes que sentimos dentro de nuestra propia presidencia, y también con la presidencia general de la Primaria. Todos queremos ver lo que podemos hacer para facilitar el éxito de los hijos de Dios — desde la infancia hasta la edad adulta.

Mientras más unificados estemos al trabajar con mujeres y hombres de Dios, todos llamados por el ungido del Señor, más exitosos seremos.

Mujeres jóvenes suben al escenario junto a la hermana Bonnie H. Cordon, presidenta general de las Mujeres Jóvenes, durante un evento Cara a Cara sobre el nuevo programa para Niños y Jóvenes en el Tabernáculo de Salt Lake City, el 17 de noviembre.
Mujeres jóvenes suben al escenario junto a la hermana Bonnie H. Cordon, presidenta general de las Mujeres Jóvenes, durante un evento Cara a Cara sobre el nuevo programa para Niños y Jóvenes en el Tabernáculo de Salt Lake City, el 17 de noviembre.
Mujeres jóvenes suben al escenario junto a la hermana Bonnie H. Cordon, presidenta general de las Mujeres Jóvenes, durante un evento Cara a Cara sobre el nuevo programa para Niños y Jóvenes en el Tabernáculo de Salt Lake City, el 17 de noviembre. Credit: Captura de pantalla de ChurchofJesusChrist.org

Presidente Lund: Hay una granizada ahí afuera y todos vamos a atravesarla juntos. 

Hay tanto que nuestros jóvenes, hombres y mujeres, enfrentarán en común. Se necesitan unos a otros para apoyarse y sacar fuerzas.

Hay un gran mérito en la colaboración entre los hombres y las mujeres jóvenes. El mejor recurso que tienen la mayoría de los hombres jóvenes en la Iglesia son las mujeres jóvenes en sus barrios. Y el recurso más fuerte que tienen esas mujeres jóvenes son los hombres jóvenes con los que trabajan.

Necesitamos nutrir su fuerza combinada.


Los artículos de esta sección no son oficiales pero han sido tomados de una fuente confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.thechurchnews.com/es/2020/05/12/nueva-presidencia-general-de-hombres-jovenes-programa-ninos-y-jovenes-covid-19-6725

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here