Élder Gong en BYU-Idaho: Lo que tienen que ver ‘Los Miserables’ y el paracaidismo HALO con compartir el evangelio

0
36

Hace varios años, el vuelo del élder Gerrit W. Gong se retrasó en el aeropuerto de Orlando, Florida. En la sala de espera de la aerolínea comenzó a charlar con una pareja, que no eran miembros de la Iglesia, sobre sus dos hijos.

Cuando se enteró de que su hijo mayor estaba en entrenamiento militar en Carolina del Norte, el élder Gong mencionó que una vez había dado una conferencia en Fort Bragg en Carolina del Norte y, mientras estaba allí, aprendió sobre el entrenamiento de paracaídas HALO.

Un soldado de las fuerzas especiales entrenado en HALO (por sus siglas en inglés) —alta altitud, apertura baja— puede saltar de un avión a gran altitud y luego abrir el paracaídas en el último minuto para aterrizar en el agua. En el agua, el soldado puede utilizar un equipo de respiración de buceo que no emite burbujas.

“Eso es lo que hace nuestro hijo”, dijo la pareja con sorpresa. Luego hablaron con el élder Gong sobre su patriotismo y el servicio de su hijo al país.

El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, comparte una foto de paracaidistas de HALO para una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho durante el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020.El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, comparte una foto de paracaidistas de HALO para una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho durante el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020.
El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, comparte una foto de paracaidistas de HALO para una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho durante el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020. Credit: Captura de pantalla del devocional de BYU-Idaho

Cuando el élder Gong preguntó sobre su segundo hijo, se enteró de que se estaba preparando para interpretar el papel de Jean Valjean en una producción musical de “Los Miserables”.

El élder Gong luego compartió su amor por la historia, el personaje de Jean Valjean y el musical. Les dio su tarjeta y los invitó a una presentación del Coro del Tabernáculo cuando estuvieran en Salt Lake City. Ellos después le enviaron una nota y un DVD de “Los Miserables”.

Esa “enfocada y personalizada conversación”, que reunió el paracaidismo HALO y a “Los Miserables” de Victor Hugo, es un ejemplo de cómo el Señor ayuda a las personas a aprender, a crecer y a servir de manera que satisfagan las necesidades y oportunidades futuras, dijo el élder Gong del Cuórum de los Doce Apóstoles a los estudiantes de BYU-Idaho durante el devocional semanal del campus el martes, 20 de octubre.

“Es casi como si el Señor estuviera diciendo: ‘Gerrit, presta atención aquí. Esta es una oportunidad para aprender algo que necesitarás dentro de cinco años para hablar con alguien a quien quiero que conozcas’”.

Desde entonces, el élder Gong se ha preguntado: “¿Puede todo lo que aprendemos llegar a ser parte de nuestro almacén personal de experiencia espiritual? Inspirados por el Espíritu Santo, el cual puede traer todas las cosas a nuestra memoria, ¿podemos nosotros y el Señor aprovechar nuestras experiencias espirituales personales para servir a aquellos que nos rodean de maneras únicas y personalizadas?”.

El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, comparte una foto de Los Miserables de Victor Hugo durante una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho para el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020.El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, comparte una foto de Los Miserables de Victor Hugo durante una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho para el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020.
El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, comparte una foto de Los Miserables de Victor Hugo durante una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho para el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020. Credit: Captura de pantalla del devocional de BYU-Idaho

El élder Gong luego describió los principios de aprendizaje y enseñanza que pueden ayudar a los estudiantes en un nuevo año escolar durante las circunstancias de la pandemia del COVID-19.

El apóstol se dirigió al campus de Rexburg en su primera asignación desde que se recuperara de un diagnóstico de COVID-19 poco después de la 190ª Conferencia General Semestral.

En sus comentarios, el élder Gong testificó que cada estudiante de BYU-Idaho es “un hijo o una hija amados de nuestro Padre Celestial, con capacidad divina para aprender y enseñar, para crecer a través de la experiencia y para encontrar gozo duradero”.

“La gloria de Dios es la inteligencia” (Doctrina y Convenios 93:36) y “cualquier principio de inteligencia que logremos en esta vida, se levantará con nosotros en la resurrección” (Doctrina y Convenios 130:18-19), así que, el élder Gong les dijo a sus oyentes que no solo son estudiantes de BYU-Idaho, sino también aprendices y maestros durante esta vida y la venidera como discípulos de Jesucristo.

Citando al presidente Russell M. Nelson, quien dijo: “La educación es la diferencia entre desear poder ayudar a otras personas y poder ayudarlas”, el élder Gong pidió a los oyentes que “por favor presten atención en sus clases de educación general, sus clases de especialización, sus clases de cuórum y lecciones de la noche de hogar, la escuela dominical y otros lugares. Las necesitarán y utilizarán todas. …

“Como aprendices y maestros de por vida, todo lo que aprendemos en cada lugar y circunstancia puede ser una bendición a medida que nos acercamos a otros —tal vez incluso en un aeropuerto en la Florida”, dijo el élder Gong.

El élder Gong enumeró cinco principios de aprendizaje y liderazgo estudiantil:

1. Aprendemos tanto por el estudio como por la fe.

El élder Gong compartió Doctrina y Convenios 8:2-3: “Hablaré a tu mente y a tu corazón por medio del Espíritu Santo … Ahora, he aquí, este es el espíritu de revelación”.

El espíritu y el cuerpo conforman el alma, así que no es de extrañar que la pureza tanto del cuerpo como de la mente sea esencial para despejar los canales de comunicación espiritual, dijo el élder Gong. “La dignidad personal, el carácter moral y nuestros mejores esfuerzos constantes son parte de nuestro modelo educativo eterno —donde ‘la verdadera enseñanza se hace mediante el Espíritu Santo’”.

2. Actuamos en lugar de esperar a que nos sucedan las cosas.

Los estudiantes de BYU-Idaho saben que el aprendizaje llega porque lo buscan, están abiertos a ello y lo desean, dijo el élder Gong. “Como estudiantes de BYU-Idaho, actuamos en nuestro aprendizaje, no estamos esperando que llegue solo”.

El Señor dice: “No conviene que yo mande en todas las cosas; porque el que es compelido en todo es un [estudiante] perezoso y no sabio” (Doctrina y Convenios 58:26).

3. Asumimos la responsabilidad de innovar y mejorar.

El élder Gerrit W. Gong El élder Gerrit W. Gong
El élder Gerrit W. Gong Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Continuando con la referencia a la Sección 58 de Doctrina y Convenios, el élder Gong dijo: “[Cada estudiante] debe estar anhelosamente consagrado a una causa buena, y hacer muchas cosas de su propia voluntad y efectuar mucha justicia; porque el poder está en [cada estudiante], y en esto vienen a ser sus propios agentes. Y en tanto que [cada estudiante haga] lo bueno [él o ella] de ninguna manera perderá su recompensa”.

Cuando el élder Gong era presidente de una estaca JAS, notó tres pequeñas prácticas diarias que ayudaron a que los apartamentos tuvieran una mayor unidad. Invitó a los estudiantes a apartar tiempo como compañeros de cuarto para: primero, arrodillarse y orar juntos; segundo, comer juntos periódicamente —“Hablen y rían mientras lo hacen”, aconsejó el apóstol; tercero, conservar una copia actualizada de la revista Liahona en un lugar visible del apartamento.

“¿Le gustaría mayor paz, armonía y unidad en su apartamento y en su vida? ¿Mejor enfoque y mejores calificaciones? ¿Una sensación espiritual similar a la de un templo donde vive?”, preguntó él. “Si es así, por favor fomente un entorno de vida que invite al espíritu y los haga sonreír mientras se cuidan unos a otros”.

4. Enseñamos a fin de aprender.

“Lo que damos se nos regresa en mayor medida”, dijo el élder Gong. Pero los beneficios no provienen simplemente de regalar algo, sino como individuos que establecen un convenio, una relación solidaria entre el dador y el receptor, entre el alumno y el maestro.

Para aquellos que están saliendo en citas y se preguntan si él o ella ha encontrado una pareja eterna, el élder Gong dijo: “Observen lo que les hace reír. Lo que hace reír a alguien revela mucho sobre quién es en realidad. Elige a alguien que te ayude a reír, de manera alegre, genuinamente feliz, amable y generosa, por la eternidad”.

5. Edificamos a aquellos a nuestro alrededor.

Cuando el élder Gong enseñó en BYU, su clase analizó las características de los grandes aprendices enseñadas por el presidente Henry B. Eyring: “Los grandes aprendices aceptan la corrección, los grandes aprendices cumplen sus compromisos, los grandes aprendices trabajan duro, los grandes aprendices ayudan a otras personas, y los grandes aprendices esperan la resistencia y la superan”.

Los estudiantes de BYU-Idaho saben que son parte de algo milagroso —el establecimiento de una universidad como un templo de aprendizaje ubicado junto a la casa del Señor.

“Piénselo”, dijo el élder Gong. “En todo el mundo, solo hay tres lugares donde encontramos una casa del Señor, el campus de la Universidad de Brigham Young y una comunidad de aprendizaje y servicio dedicada a vivir las normas de la casa del Señor y la Universidad de Brigham Young”.

El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, ofrece tres sugerencias durante una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho para el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020.El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, ofrece tres sugerencias durante una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho para el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020.
El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, ofrece tres sugerencias durante una transmisión a los estudiantes de BYU-Idaho para el devocional semanal del campus el 20 de octubre del 2020. Credit: Captura de pantalla del devocional de BYU-Idaho

La profecía pronunciada por el presidente Eyring de que “los graduados de BYU-Idaho se volverán legendarios por su capacidad para edificar a las personas que los rodean y agregar valor dondequiera que presten servicio” es tanto una invitación como un desafío, todos los días.

“Por favor recuerden que no hay límites para lo que la fe puede aportar”, dijo el élder Gong, “y por lo tanto, no hay límites para cuán rápido, cuán profundo o cuántos estudiantes finalmente pueden ser bendecidos, dentro y fuera de un campus físico”.

Él cerró con una bendición. “Que este año escolar 2020 y 2021 incluya salud, paz y una conversión profunda. Ruego humildemente que encuentren un gran deleite en sus esperanzas y logros, que crezcan a través de sus desafíos y encuentren una profunda realización de sus justos deseos y de sus gloriosos sueños”.


Los artículos de esta sección no son oficiales pero han sido tomados de una fuente confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.thechurchnews.com/es/2020/10/23/elder-gong-devocional-byu-idaho-los-miserables-paracaidismo-aprendizaje-10459

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here