La presidenta Jones dice a los padres cómo sentar ‘piedras angulares’ al desarrollar el testimonio de sus hijos

0
24

Danil siempre soñó con unirse al ejército. Desde que era un niño pequeño, aprendió todo lo que pudo acerca del ejército. Su mayor deseo era ser un soldado.

Un día, él y su familia asistieron a la dedicación del Templo de Kiev, Ucrania. Cuando el presidente Thomas S. Monson selló simbólicamente la piedra angular del templo, invitó a Danil a ayudarlo. Le dijo a Danil que se convertiría en un buen misionero, y Danil dijo: “En mi alma, tuve un sentimiento de que el Espíritu me cubría. Y sentí un fuerte amor por Dios”.

Él compartió su experiencia en la revista Amigos, por haber sido, de niño, “Uno en un millón”.

En un video publicado en Facebook en septiembre de 2020, el élder Danil Khilobok, que sirve en la Misión Ucrania Dnipró, cuenta cómo fue cuando el presidente Monson lo invitó a colocar mortero en la piedra angular del Templo de Kiev, Ucrania, cuando era pequeño. En un video publicado en Facebook en septiembre de 2020, el élder Danil Khilobok, que sirve en la Misión Ucrania Dnipró, cuenta cómo fue cuando el presidente Monson lo invitó a colocar mortero en la piedra angular del Templo de Kiev, Ucrania, cuando era pequeño.
En un video publicado en Facebook en septiembre de 2020, el élder Danil Khilobok, que sirve en la Misión Ucrania Dnipró, cuenta cómo fue cuando el presidente Monson lo invitó a colocar mortero en la piedra angular del Templo de Kiev, Ucrania, cuando era pequeño. Credit: Captura de pantalla

Diez años después, a los 18 años, Danil alcanzó un momento decisivo en su vida. Tenía que tomar una decisión importante entre escoger inscribirse en el ejército o servir una misión de tiempo completo.

Luego de orar y estudiar las escrituras diligentemente, Danil leyó Mosíah 28:3: “Pues estaban deseosos de que la salvación fuese declarada a toda criatura, porque no podían soportar que alma humana alguna pereciera”.

Esa fue su respuesta. Él quería salvar almas. Danil escogió alistarse en el ejército del Señor, y el Libro de Mormón se convirtió en su “arma”.

La “piedra angular” colocada años antes en su vida lo ayudó a establecer un fundamento fuerte sobre el cual continuó edificando. Él permaneció en la senda de los convenios y hoy en día el élder Danil Khilobok está sirviendo como misionero de tiempo completo en la Misión Ucrania Dnipró.

¿Cuáles son algunas de las “piedras angulares” que podemos ayudar a nuestros hijos a colocar y sobre las cuales pueden edificar para fortalecer su testimonio, recibir aliento para permanecer en la senda de los convenios y prepararse para servicio en el templo y en el sacerdocio? Desde nuestro papel divinamente asignado como padres, ¿cómo podemos ayudarlos a involucrarse activamente en la obra de salvación y exaltación? 

Podemos comenzar con la “piedra angular” de ayudar a nuestros hijos a comprender su identidad divina. Todo niño necesita saber que es “un hijo de Dios” —un hijo o hija de un amoroso Padre Celestial. Esta verdad fundamental es la pieza central del glorioso plan de salvación de nuestro Padre. Nuestra enseñanza centrada en el hogar puede presentar y reforzar este fundamento fuerte que brindará un ancla a lo largo de sus vidas. 

Otra “piedra angular” es seguir al profeta. Incluso durante épocas en las que no podemos asistir al templo, el presidente Russell M. Nelson nos ha hecho esta invitación: “Hablen sobre el templo con su familia y sus amigos. Puesto que Jesucristo es el elemento central de todo lo que hacemos en el templo, al pensar más en el templo estarán pensando más en Él” (“Sigan adelante con fe”, conferencia general de abril de 2020).

La hermana Joy D. Jones, presidenta general de la Primaria.La hermana Joy D. Jones, presidenta general de la Primaria.
La hermana Joy D. Jones, presidenta general de la Primaria. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Consideren sentarse con su hijo o hija con espíritu de oración, mirarle a los ojos y compartir sus propias experiencias, sentimientos y testimonio sobre la casa del Señor. Inviten al Espíritu a que les enseñe a ambos y se sorprenderán de lo que aprenderán.

Un seguimiento natural de tales conversaciones podría ser la piedra angular de aprender sobre los familiares de los hijos de ambos lados del velo. Cuéntenles historias de aquellos que los han precedido. ¡Ayúdenlos a tener un sentimiento de pertenencia gozosa! “Me encanta ver el templo; un día ir podré” (Canciones para los niños, pág. 99), se volverá más que una canción, será un deseo de sus corazones.

El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, declaró: “El hacer volver el corazón de los hijos hacia sus propios padres, llevando a cabo la búsqueda de datos de historia familiar, y el realizar ordenanzas vicarias en el templo son labores que bendicen a las personas en ambos lados del velo. Cuando llegamos a estar anhelosamente consagrados a esta sagrada obra, obedecemos los mandamientos de amar y servir a Dios y a nuestro prójimo, y tal servicio desinteresado nos ayuda verdaderamente a ‘¡Esc[ucharlo]!’ y venir al Salvador” (“Edifíquese esta casa a mi nombre”, conferencia general de abril de 2020).

El Señor nos ha dado a todos nosotros las herramientas centradas en el hogar que necesitamos para ayudar a Sus hijos a prepararse para servicio en el templo y en el sacerdocio. El élder Gary E. Stevenson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, ofrece esta perspectiva: “¿Cuáles podrían ser las piedras angulares espirituales de nuestra vida personal y familiar? Quizá sean los principios simples, sencillos y preciados de vivir el evangelio: la oración familiar; el estudio de las escrituras, incluido el Libro de Mormón; la asistencia al templo; y el aprendizaje del evangelio por medio de ‘Ven, sígueme’ y la noche de hogar” (“Un buen fundamento para [el tiempo que está] por venir”, conferencia general de abril de 2020).

Comenzando con su primer convenio del bautismo y la recepción del don del Espíritu Santo, podemos ayudar a los niños a sentar “piedras angulares” adicionales para ayudarlos a continuar en la senda de los convenios. Cada niño puede ser “uno en un millón” en el ejército del Señor, a medida que se vuelven parte de “la familia de Dios; edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor” (Efesios 2:19-21).


Los artículos de esta sección no son oficiales pero han sido tomados de una fuente confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.thechurchnews.com/es/2020/09/25/presidenta-jones-piedras-angulares-templo-ucrania-mision-presidente-monson-9823

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here