Programa Niños y Jóvenes: una herramienta para la obra de salvación y exaltación

0
45

Como discípulos de Jesucristo, es nuestra responsabilidad ayudar al Señor en Su obra divina de “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre” (Moisés 1:39). Los jóvenes de la Iglesia han sido invitados por un profeta de Dios a participar en la obra de salvación y exaltación, y sabemos que están ansiosos de aceptar esta invitación. Pero, ¿qué es este trabajo exactamente?

El Manual general nos da una dirección clara sobre este asunto. «Cuando venimos a Cristo y ayudamos a otros a hacer lo mismo, participamos en la obra de salvación y exaltación de Dios» (Manual general, 1.2).

Es así de sencillo. “Esta obra está motivada por los dos grandes mandamientos de amar a Dios y amar a nuestro prójimo y se centra en cuatro responsabilidades divinamente asignadas. … Viviendo el evangelio de Jesucristo. Cuidar de los necesitados. Invitar a todos a recibir el evangelio. Unir a las familias por la eternidad”(Manual general, 1.2).

Cuando hay trabajo por hacer, tener las herramientas adecuadas marca la diferencia. Podemos aprender de una jardinera experta quien vela cuidadosamente el suelo y las plantas para lograr una cosecha abundante. Ella conoce la importancia del agua, los fertilizantes, la luz del sol y la aireación para fortalecer las raíces. Las herramientas se utilizan para eliminar las malas hierbas y promover las mejores condiciones para un crecimiento óptimo.

De la misma manera, el programa Niños y Jóvenes es una herramienta para ayudarnos mientras buscamos realizar la gran obra que se nos ha encomendado y para preparar, nutrir e involucrar a las almas jóvenes a medida que crecen espiritual, social, intelectual y físicamente (Lucas 2:52). Esto se logra mediante el aprendizaje del evangelio, el servicio y las actividades, y el desarrollo personal. Queremos ayudar a nuestros jóvenes a elegir estar profundamente arraigados, ser fuertes, resistentes y firmes en su compromiso con Jesucristo. Debemos darles espacio para crecer hacia “el Hijo” sin asfixiarlos.

Julia Boone de Washington, Utah, es una joven madre de cinco hijos. Hace tres años y medio perdió a su esposo en un trágico accidente automovilístico. Julia dijo que no sabía con certeza cómo podría continuar con un fuerte enfoque en el evangelio en el hogar sin su esposo Nathan, pero aprendió rápidamente que “el Padre Celestial rellena las grietas”.

Brooklyn Boone, izquierda, y Courtney Boone, derecha, posan juntas para una foto. Brooklyn Boone, izquierda, y Courtney Boone, derecha, posan juntas para una foto.
Brooklyn Boone, izquierda, y Courtney Boone, derecha, posan juntas para una foto. Credit: Cortesía de la familia Boone

Junto con la ayuda de su familia y aquellos que los rodean, su mayor fuerza del Señor vino de sus dos hijas mayores, Brooklyn, de 15 años, y Courtney, de 13. Brooklyn dijo que perder a su padre fue increíblemente duro para ella, pero que ha aprendido por ella misma que debido a la Expiación del Salvador, ella volverá a ver a su papá. Courtney, quien por naturaleza cuida de otros, considera a su familia como sus mejores amigos y está muy agradecida de haberse criado en una familia unida por el evangelio.

Esta familia ejemplar está encontrando gozo al estar involucrada en la obra de salvación y exaltación, y al usar el programa Niños y Jóvenes como una herramienta.

Servicio y actividades: Ambas hijas han planeado servicios y actividades significativos tanto en su familia como en sus clases mientras prestan servicio en las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes. Estas cosas han sumado a la unidad que sienten y han sido una bendición para ellas y para quienes han servido.

Aprendizaje del evangelio: Como familia, la lectura nocturna de las escrituras de los relatos del Libro de Mormón para niños ha sido una bendición. Con sus hermanos menores se ha convertido en una forma de hacer que las historias de las escrituras cobren vida. Por las mañanas comparten las lecciones de “Ven, sígueme”. Estas lecciones les han ayudado a obtener nuevos conocimientos y perspectivas del Libro de Mormón.

Desarrollo personal: El establecimiento de metas es un asunto familiar. Las niñas ayudan a cocinar y hornear, y toda la familia se involucra en llevar comida a otros. Las niñas ayudan a su madre a reforzar las reglas de su hogar. Ambas niñas están asistiendo a una nueva escuela y Courtney está emocionada de poder conocer y hacer nuevos amigos. Están agradecidas de que el programa permita que su familia busque revelación y personalice el evangelio solo para ellos. Debido a que su madre memorizó “La familia: una proclamación para el mundo”, ambas niñas estaban emocionadas de aceptar el desafío de su obispo de memorizar, “La Restauración de la plenitud del evangelio de Jesucristo: una proclamación para el mundo en el bicentenario”.

Brooklyn Boone, abajo, y Courtney Boone, arriba, posan juntas para una foto. Brooklyn Boone, abajo, y Courtney Boone, arriba, posan juntas para una foto.
Brooklyn Boone, abajo, y Courtney Boone, arriba, posan juntas para una foto. Credit: Cortesía de la familia Boone

Con demasiada frecuencia, como padres y líderes, en nuestro celo por seguir un nuevo programa, queremos agregarle accesorios. De esta manera, a menudo se vuelve tan engorroso y reglamentado que pasamos por alto el propósito para el cual fue diseñado —“venir a Cristo y recibir Su evangelio más profundamente en nuestros corazones” (Hermano Douglas Holmes, “En lo más profundo del corazón”, Liahona, mayo del 2020).

El programa Niños y Jóvenes está destinado a ayudar a nuestros jóvenes a ser deliberados al buscar y actuar según la revelación personal y esforzarse por llegar a ser más como su Salvador, Jesucristo. Es simplemente un llamado de un profeta de Dios a vivir el evangelio de Jesucristo en nuestra vida y en nuestros hogares. 

Para aquellos jóvenes valientes que se encuentran solos en la senda del convenio, o aquellos que se han desviado, o aquellos que aún no han encontrado el camino, los líderes jóvenes y adultos amorosos y otros pueden jugar un papel importante en su progreso a lo largo de ese camino. Necesitamos lo que tienen para ofrecer. Debemos amarlos, orar por ellos y buscar la revelación personal del Jardinero Maestro mismo sobre lo que podemos hacer para animarlos e incluirlos.

Nuestro Salvador supervisa y guía Su obra, y como padres y líderes, ayudamos en Su obra con herramientas divinamente inspiradas en la preparación de nuestra valiente juventud para llevar a cabo la obra de salvación y exaltación.

Julia, Brooklyn y Courtney han captado la esencia del programa Niños y Jóvenes —ellas simplemente viven el evangelio de Jesucristo y, al hacerlo, se preocupan por los demás, unen a su familia, e invitan a otros a venir a Cristo debido a sus ejemplos de rectitud. Que cada uno de nosotros siga el ejemplo de nuestra juventud y esté listo para hacer avanzar esta obra a fin de preparar al mundo para la prometida segunda venida de Jesucristo.


Los artículos de esta sección no son oficiales pero han sido tomados de una fuente confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.thechurchnews.com/es/2020/09/24/programa-ninos-y-jovenes-una-herramienta-para-la-obra-de-salvacion-y-exaltacion-9783

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here