Sarah Jane Weaver: Por qué es importante tender la mano, tanto local como globalmente

0
90

HOWESK, IRAK — A principios de 2015, Kohar Mardiros se estaba quedando ciega. Necesitaba cirugía para salvar la vista en un ojo; estaba combatiendo una infección en el otro. Pero su aldea, ubicada a las afueras de Duhok en la región del Kurdistán del norte de Irak, tenía recursos médicos limitados.

«Tenía miedo de perder la vista», dijo.

Su familia y comunidad juntaron dinero y Mardiros recibió la cirugía láser que salvaría su visión.

El alcalde Murad Wartanian dice que los residentes en Howesk se cuidan unos a otros — así como a otros con necesidades.

Por ese motivo, cuando el Estado Islámico de Siria e Irak atacó a muchos que vivían en la región en agosto de 2014, los aldeanos literalmente abrieron sus hogares a algunos de los miles de desplazados internos que lo necesitaban.

En ese momento, Howesk era el hogar de 115 familias, la mayoría católicas armenias, en el norte de Irak. En agosto, otras 82 familias, algunas católicas, algunas yezidíes, se mudaron a la comunidad.

El alcalde Murad Wartanian se sienta a las afueras de su casa en la aldea de Howesk, ubicada a las afueras de Duhok en la región de Kurdistán en el norte de Irak. Latter-day Saint Charities está ayudando a los desplazados internos a encontrar refugio en la aldea.

El alcalde Murad Wartanian se sienta a las afueras de su casa en la aldea de Howesk, ubicada a las afueras de Duhok en la región de Kurdistán en el norte de Irak. Latter-day Saint Charities está ayudando a los desplazados internos a encontrar refugio en la aldea.

El alcalde Murad Wartanian se sienta a las afueras de su casa en la aldea de Howesk, ubicada a las afueras de Duhok en la región de Kurdistán en el norte de Irak. Latter-day Saint Charities está ayudando a los desplazados internos a encontrar refugio en la aldea.

Muchos pudieron encontrar espacio en los hogares de las familias locales; otros se mudaron a la escuela o centro comunitario.

Los aldeanos en Howesk — donde los que dan y reciben ayuda dejan de lado las diferencias políticas y religiosas — ejemplificaron el uso de recursos locales para satisfacer las necesidades locales. Atender a las necesidades de Kohar y de otros no solo erigió la caridad en las personas sino también su capacidad de hacer.

Es un tipo de caridad adoptada por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Durante la serie de conferencias Pioneers in Every Land en 2015, la hermana Sharon Eubank — de la presidencia general de la Sociedad de Socorro y presidenta de la organización benéfica Latter-day Saint Charities — dijo que hay tres «tablas fundamentales» que guían la capacidad de la Iglesia para ayudar a otros.

  1. Los actos humanitarios «enraizados en el deseo de escuchar, sanar, cooperar, respetar» son agentes tan potentes para el cambio como cualquier cosa en la tierra, dijo.
  2. «La caridad es más que ayuda», agregó la hermana Eubank, señalando que la verdadera caridad enfatiza la dignidad, el valor humano, la cooperación, la unidad, el sacrificio y la seguridad de que nadie es demasiado pobre o marginado para contribuir con algo de valor.
  3. Los actos humanitarios que fomentan un cambio real vienen con una relación significativa, dijo. “Todo es local… Nuestros actos más poderosos están en el lugar donde vivimos».

Los aldeanos en Howesk ejemplificaron estos tablones fundamentales, invitando a aquellos en apuros a su comunidad, viviendo y sirviendo entre ellos, extendiéndose en amistad y viendo sus necesidades. Sabían que Mardiros podría perder la vista, porque conocían a Mardiros.

El alcalde Murad Wartanian está de pie en la aldea de Howesk, ubicada a las afueras de Duhok en la región de Kurdistán en el norte de Irak. Latter-day Saint Charities está ayudando a los desplazados internos a encontrar refugio en la aldea.

El alcalde Murad Wartanian está de pie en la aldea de Howesk, ubicada a las afueras de Duhok en la región de Kurdistán en el norte de Irak. Latter-day Saint Charities está ayudando a los desplazados internos a encontrar refugio en la aldea.

El alcalde Murad Wartanian está de pie en la aldea de Howesk, ubicada a las afueras de Duhok en la región de Kurdistán en el norte de Irak. Latter-day Saint Charities está ayudando a los desplazados internos a encontrar refugio en la aldea.

La Iglesia hace esto todos los días de manera grande y pequeña.

Gracias a las máquinas expendedoras de caridad #IluminaElMundo, colocadas en 10 ubicaciones en todo el mundo, la Iglesia actualmente distribuye artículos y servicios únicos por un valor de más de $6 millones en apoyo de 45 organizaciones benéficas globales y locales.

Las máquinas expendedoras brindaban a los miembros de la Iglesia oportunidades para patrocinar actividades o servicios específicos.

«Somos donantes y receptores en diferentes puntos y partes de nuestra vida», dijo la hermana Eubank. «Algo como esto nos conecta unos con otros».

Esta semana, la Iglesia distribuyó cheques a organizaciones internacionales por un total de $3.260.267.

Pero cada máquina expendedora también ofreció la oportunidad de apoyar a organizaciones benéficas locales.

En Salt Lake City, por ejemplo, las máquinas donadoras apoyaron la conexión de refugiados de Utah, Eye Care 4 Kids, Neighborhood House y el Banco de Alimentos de Utah. En Denver, las máquinas reunieron donaciones para el Black Child Development Institute, una organización que trabaja para mejorar y avanzar la calidad de vida de los niños negros a través de la educación y el apoyo; Mile High Ministries, una entidad que busca ayudar a los pobres; y el Centro Rose Andom, un grupo que facilita servicios para víctimas de violencia doméstica.

La hermana Sharon Eubank, derecha, presidenta de Latter-day Saint Charities, se da la mano con los miembros del personal de Eye Care 4 Kids en Salt Lake City, Utah, el 20 de febrero de 2020. La hermana Eubank y un miembro de la Iglesia se reunieron con la organización benéfica para entregar un cheque de donación de la campaña #IluminaElMundo que ayudará a la organización benéfica a proporcionar servicios de la vista a niños desatendidos que sufren problemas de visión.

La hermana Sharon Eubank, derecha, presidenta de Latter-day Saint Charities, se da la mano con los miembros del personal de Eye Care 4 Kids en Salt Lake City, Utah, el 20 de febrero de 2020. La hermana Eubank y un miembro de la Iglesia se reunieron con la organización benéfica para entregar un cheque de donación de la campaña #IluminaElMundo que ayudará a la organización benéfica a proporcionar servicios de la vista a niños desatendidos que sufren problemas de visión.

La hermana Sharon Eubank, derecha, presidenta de Latter-day Saint Charities, se da la mano con los miembros del personal de Eye Care 4 Kids en Salt Lake City, Utah, el 20 de febrero de 2020. La hermana Eubank y un miembro de la Iglesia se reunieron con la organización benéfica para entregar un cheque de donación de la campaña #IluminaElMundo que ayudará a la organización benéfica a proporcionar servicios de la vista a niños desatendidos que sufren problemas de visión. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Y en Filipinas, las donaciones apoyaron a UNICEF Filipinas; Caritas Manila, un programa católico de bienestar social; y la HERO Foundation, una organización local que brinda asistencia en forma de becas a los hijos de miembros de las fuerzas armadas que murieron en el combate.

La Iglesia da casi $1 mil millones al año para ayudar a los pobres y los necesitados. Pero los líderes de la Iglesia dicen que la gran fortaleza de la organización son los 16 millones de miembros que se comunican con otros en sus comunidades.

En Howesk, esta también fue su fortaleza, dijo el alcalde Wartanian.

«La historia registra todo», dijo. «Nos encantaría que nuestros nombres fueran mencionados en la historia de una buena manera».

La caridad está entretejida en la identidad del pueblo, dijo, porque todos en el pueblo no solo sirven, sino que también han sido servidos.

Howesk fue construida en 1928. Durante décadas, los residentes se ganaban la vida en la agricultura. Sin embargo, la aldea fue destruida durante el reinado de Saddam Hussein en Irak, dejando a muchas personas sin hogar hasta que la aldea fue reconstruida en 2005.

«Hay un viejo dicho que dice: ‘Una mano no aplaude sola’», dijo el alcalde Wartanian. «Entonces, un humano necesita a su hermano humano».


Los artículos de esta sección no son oficiales pero han sido tomados de una fuente confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.thechurchnews.com/es/2020/03/10/sarah-jane-weaver-latter-day-saint-charities-irak-refugiados-maquinas-de-donacion-5140

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here