Sydney Walker: Lo que aprendí en RootsTech Connect sobre la necesidad de conexión

0
37

No soy una experta en historia familiar. Durante la mayor parte de mi vida, dejaba de escuchar cuando oía las palabras “historia familiar”. Parecía aburrido. Y pensé que mis abuelos se habían encargado de eso.

El año pasado, mi perspectiva cambió. Mientras escribía una serie para Church News sobre las bendiciones sanadoras de la historia familiar, descubrí que es mucho más que nombres, fechas e investigaciones.

Se trata de personas reales con historias reales. Se trata de conexión.

Nunca olvidaré la emoción que sentí cuando Camaron Perkins me contó sobre su padre —su “roca” y “gigante espiritual”, que murió por suicidio después de reacciones psicológicas al dejar de tomar un medicamento.

En ese momento, dijo que su mundo “se rompió en un millón de pequeños pedazos”. El dolor que sentía era difícil de describir con palabras.

Camaron Perkins, izquierda, es fotografiada con su esposo Jeff en abril del 2020. Después de perder a su padre por suicidio, Perkins encontró fuerza y sanación al preservar recuerdos y fotos de él en la aplicación Árbol Familiar de FamilySearch.
Camaron Perkins, izquierda, es fotografiada con su esposo Jeff en abril del 2020. Después de perder a su padre por suicidio, Perkins encontró fuerza y sanación al preservar recuerdos y fotos de él en la aplicación Árbol Familiar de FamilySearch. Credit: Cortesía de Camaron Perkins

Unas semanas después de la muerte de su padre, cuando se enfrentó a la realidad y ella continuó procesando sus sentimientos, Camaron dijo que tuvo una impresión clara: “No dejes que este momento defina a tu padre. Ese no es quién es él. Ese no es quien era. … Tienes que encontrar una manera de definir su vida y celebrar su vida”.

Se le ocurrió comenzar a agregar recuerdos al perfil del Árbol Familiar de su padre en la aplicación de FamilySearch. Añadió una imagen tras otra, historia tras historia. Los recuerdos de su infancia volvieron en abundancia.

Ella describió el proceso como “curativo” — poco a poco, día tras día.

La historia de Camaron fue una de las muchas que incluí en la serie sobre las bendiciones sanadoras de la historia familiar — una serie impulsada por el discurso de la conferencia general de abril de 2018 del élder Dale G. Renlund “La obra del templo y de historia familiar: Sellamiento y sanación”.

Me comuniqué con Camaron en diciembre de 2020, poco después de recibir una invitación para grabar una sesión para RootsTech Connect 2021. Sabía que quería compartir su historia.

Durante nuestra conversación telefónica, Camaron dijo que después de que se publicó su experiencia en Church News, una mujer se acercó a ella en las redes sociales. El padre de esta mujer también se había suicidado después de reacciones psicológicas por dejar de tomar un medicamento, y ella estaba luchando por sentir paz.

Ella le dijo a Camaron que encontrar su historia “fue como una respuesta a una oración”. Se inspiró para mirar en FamilySearch, donde encontró la historia de la vida de su padre escrita en sus propias palabras — algo que ella no sabía que existía. Ella y Camaron continuaron conectadas.

Al Camaron decirme por teléfono ese día sobre este mensaje, ella dijo: “Cuanto más podamos abrirnos y ser vulnerables sobre nuestras propias luchas, eso permite que otros se abran y podamos sanar juntos”.

Eso me impactó. Es por eso que necesitamos compartir historias — no necesariamente en un artículo público, pero con nuestra familia, con nuestros amigos, en nuestro diario, en las redes sociales. Alguien necesita de nuestra historia.

He escuchado las palabras “conectar” y “conexión” una y otra vez durante este evento de RootsTech Connect de tres días. El nombre del evento virtual, por supuesto, insinúa su importancia. Pero también lo han hecho varias de las sesiones que he escuchado.

La conexión libera una hormona llamada oxitocina, que es “tan vital para nuestro funcionamiento como la comida, el agua y el aire”, dijo Amy Nielson, consejera clínica de salud mental. “Si no obtenemos lo suficiente, no funcionamos correctamente”. (Véase «Necesidad de conexión para su salud mental»)

Julianne Holt-Lundstad, profesora de psicología en la Universidad Brigham Young y presidenta científica de la coalición de EE. UU. para poner fin al aislamiento social y la soledad, explicó que la conexión también impacta nuestra salud física.

“El aislamiento social conlleva a un aumento del 29% en el riesgo de mortalidad, que supera el riesgo de obesidad y varios otros factores de riesgo”, según un estudio de investigación del que es coautora.

Cuando se trata de cuidar la salud física de uno, “debemos tomar nuestras relaciones con la misma seriedad”, dijo ella. (Véase “Necesidad de conexión para su salud física”

Durante el Día de Descubrimiento Familiar de RootsTech Connect el 27 de febrero, élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, enfatizó  “la conexión más importante de todas” — la conexión con nuestro Padre Celestial.

“Cualquiera de ustedes que se dedique a la obra de historia familiar y del templo, en esencia, le está mostrando a nuestro Padre Celestial que se preocupa por Él, por Su familia y Sus propósitos”, dijo élder Holland. “A medida que forjen un vínculo con su Padre Celestial, Él forjará un vínculo con ustedes”.

Como seres humanos, anhelamos la conexión. Y la conexión con el pasado, el presente y el futuro —y con Dios— es esencial para nuestro bienestar mental, físico y espiritual. Eso es lo que ahora sé.


Los artículos de esta sección no son oficiales pero han sido tomados de una fuente confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.thechurchnews.com/es/2021/03/05/sydney-walker-conexion-rootstech-13998

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here