Una red de apoyo: Lo que destaca a BYU-Pathway Worldwide de otros programas de aprendizaje en línea

0
13

Cuando Linda Highfill de la Estaca Alliance Texas fue llamada para servir como misionera del programa BYU-Pathway Worldwide PathwayConnect, se le encomendó la tarea de buscar estudiantes en su área que pudieran beneficiarse del programa e invitarlos a inscribirse. Una de las primeras personas que le vino a la mente fue una amiga de la familia, Valeria Cumes.

“Fue una de las experiencias más emotivas y espirituales que he tenido”, dijo Highfill, reflexionando sobre las impresiones que recibió al comunicarse con Valeria Cumes. “Sentí una impresión muy fuerte de que debía invitarla”.

Para Valeria Cumes y Highfill, el programa PathwayConnect ha demostrado ser mucho más que otra herramienta educativa, también ha proporcionado muchas experiencias y bendiciones inesperadas.

Tal como lo describió el élder Mark Gottfredson, un setenta de área y miembro de los consejos coordinadores de Dallas West y Fort Worth, BYU-Pathway Worldwide se ha convertido en una herramienta fenomenal para la ministración en el área de Texas porque satisface las necesidades espirituales y temporales de las personas.

Linda y Brian Highfill, a la izquierda, posan para una fotografía con la familia Cumes. Valeria Cumes, al centro, y su mamá Itzia, al lado superior derecho, y su hermana Paulina, al lado inferior derecho, son amigas cercanas de la familia Highfill. Linda Highfill sirvió como misionera de BYU-Pathway para Valeria Cumes.
Linda y Brian Highfill, a la izquierda, posan para una fotografía con la familia Cumes. Valeria Cumes, al centro, y su mamá Itzia, al lado superior derecho, y su hermana Paulina, al lado inferior derecho, son amigas cercanas de la familia Highfill. Linda Highfill sirvió como misionera de BYU-Pathway para Valeria Cumes. Credit: Linda Highfill

“Durante un largo período de tiempo, tuve una visión de la obra misional y de avanzar por la senda del convenio que se limitaba a hablar directamente con las personas sobre la religión”, dijo él. “Pero ese no siempre es el mejor camino. Si puedes satisfacer una necesidad directa de alguien y luego mostrar cómo el evangelio y sus recursos pueden ayudar, eso lo ayudará a participar de los frutos del evangelio”.

Ya sea que se utilice para satisfacer las necesidades educativas de los miembros activos de la Iglesia, las necesidades espirituales de los miembros menos activos de la Iglesia o para satisfacer una combinación de necesidades de cualquier individuo, sea miembro o no, BYU-Pathway Worldwide honra su nombre al dirigir a las personas hacia el camino del éxito, explicó el élder Gottfredson.

Estructuras de apoyo

En las áreas de Dallas y Fort Worth de Texas, BYU-Pathway se ha utilizado tanto en el trabajo de ministración como en la obra misional para ayudar a satisfacer las necesidades de cientos de jóvenes adultos solteros, así como de muchas otras personas que buscan aumentar su bienestar espiritual, educativo y profesional con gran éxito, dijo el élder Gottfredson. Pero lo que realmente hace que el programa sea especial y lo que lo distingue de otros programas de educación superior e incluso del programa de seminarios e Institutos es el apoyo comunitario que ofrece y fomenta.

Una madre y estudiante de BYU-Pathway estudia con sus hijos.
Una madre y estudiante de BYU-Pathway estudia con sus hijos. Credit: Michael Lewis, BYU Pathway

“Aquellos que han participado en el Programa PathwayConnect como una herramienta de ministración tienen un fuerte testimonio del impacto que puede tener esa pequeña cantidad de ministración”. El Élder Gottfredson dijo, “realmente se trata de poder movilizar las organizaciones que tenemos en la Iglesia, a través de la Sociedad de Socorro y el quórum de élderes y ofrecerles a las personas que satisfagan una necesidad en su vida y brindar el apoyo suficiente para asegurarse de que lleguen allí”.

El Programa PathwayConnect proporciona una comunidad integrada de apoyo que es asombrosa, pero “el seguimiento utilizando las estructuras actuales en la Iglesia como ministrar es fundamental para el éxito”, dijo.

Apoyo para ministrar

Highfill y Valeria Cumes se conocen desde hace muchos años. “Son como una familia”, dijo Highfill sobre la familia Cumes.

A los 22 años, a Valeria Cumes —que vive con su madre, Itzia Cumes, maestra de español de preparatoria y directora de departamento, y su hermana, Paulina Cumes— le encanta aprender, explicó Highfill.

“Es inteligente y tiene muy buenas calificaciones”, dijo Highfill. “Trabaja duro, es diligente y comparte su testimonio con frecuencia. Pero la escuela nunca ha sido fácil para Valeria”.

Fue diagnosticada erróneamente con varios trastornos de aprendizaje a lo largo de sus años de escuela primaria y secundaria y, como resultado, ha tenido que encontrar formas únicas de lidiar con las dificultades de comunicación oral y los retrasos auditivos.

Afortunadamente, no ha tenido que hacerlo todo sola. Itzia Cumes es una maestra calificada con un doctorado de una universidad de Puerto Rico y ha encontrado formas de ayudar a Valeria Cumes a superar algunos de sus desafíos de aprendizaje. Highfill también ha sido de ayuda, utilizando su experiencia en patología del habla y un doctorado en audiología. Ha podido ayudar a Valeria Cumes tanto como misionera de BYU-Pathway y amiga de la familia.

Cuando Highfill le sugirió el programa, Valeria Cumes dijo que al menos quería intentarlo. Pero se ha convertido en una bendición inesperada para todos ellos, dijo Itzia Cumes.

La familia Cumes y la familia Highfill en el sellamiento de los Highfill en el templo. Linda Highfill, a la izquierda en el centro, sirvió como misionera de BYU-Pathway para Valeria Cumes, a la derecha.
La familia Cumes y la familia Highfill en el sellamiento de los Highfill en el templo. Linda Highfill, a la izquierda en el centro, sirvió como misionera de BYU-Pathway para Valeria Cumes, a la derecha. Credit: Linda Highfill

Durante el tiempo que Valeria estuvo en la escuela primaria y secundaria, los maestros y administradores se preocupaban constantemente de que ella no pudiera hacer las cosas, explicó Itzia. “Le toma mucho tiempo procesar sus ideas”, dijo Itzia Cumes. “Pero lo hizo bien. E incluso cuando estaba tratando de abogar por ella, jamás pensé que ella estaría haciendo lo que está haciendo ahora».

Al concluir su último semestre del programa PathwayConnect este mes, Valeria Cumes se ha propuesto obtener un título de mercadotecnia en redes sociales a través de BYU-Idaho en línea y está en el proceso de prepararse para el siguiente paso. BYU-Pathway ha sido el programa perfecto para que Valeria Cumes continúe con sus metas de educación superior.  

“Me inscribí a [BYU-Pathway] para ayudarme a mí misma”, dijo Valeria Cumes. “Siempre he sido diligente, pero con [BYU-Pathway] he estado aprendiendo a pensar mejor y a creer que puedo hacer mi trabajo. Me está ayudando a aprender más habilidades para la universidad y puedo comunicarme mejor, lo cual es mi limitación”.

A través del apoyo combinado de sus profesores, sus compañeros de clase y su familia y amigos, ha recibido todo el apoyo que necesita para triunfar, explicó Itzia Cumes, expresando su gratitud. “Y ella me está enseñando a mí”, dijo Itzia Cumes, y señaló cómo el curso de su hija de la obra de historia familiar le ha ayudado a obtener un testimonio más sólido sobre la importancia de dicha obra.

“La veo trabajando muy duro y es muy paciente”, dijo Itzia Cumes. “Ella ama la obra con todo su corazón y estoy muy agradecida porque ha sido una gran bendición”.

Para Highfill, el programa PathwayConnect ha fortalecido su testimonio al ser testigo de la manera en que los instructores se preocupan por sus estudiantes. “No es la típica experiencia universitaria”, dijo. Y eso es lo que lo hace tan especial.

La propia Highfill incluso ahora se ha inscrito en PathwayConnect porque estaba ansiosa por vivir la experiencia completa que los estudiantes estaban teniendo y porque ser misionera del programa encendió una pasión por la historia familiar que ahora quiere seguir, dijo.

Apoyo de los compañeros de clase

Cuando Tiffany Gutiérrez, de la Estaca Colleyville Texas, se enteró de que estaba embarazada hace casi dos años, decidió que era hora de volver a la escuela y un amigo la animó a considerar el programa PathwayConnect como punto de partida.

Tiffany Gutierrez con su esposo, Juan Carlos Gutierrez, y su bebé, Marisabel Rose Gutierrez.
Tiffany Gutierrez con su esposo, Juan Carlos Gutierrez, y su bebé, Marisabel Rose Gutierrez. Credit: Tiffany Gutierrez

Ella comenzó el programa justo después del nacimiento de su bebé en la primavera de 2020, cuando la pandemia empezaba y dijo que el programa ha demostrado ser una gran bendición durante estos últimos meses.

“No podría ir a la escuela sin él”, dijo. Y aunque al principio no le gustó la idea de las reuniones de clase, dijo que se han convertido en su parte favorita del programa.

“El sistema de apoyo ha sido increíble. Todos hemos estado juntos desde el comienzo de la pandemia y la han visto crecer”, dijo sobre su hija, quien ahora tiene 11 meses.

Las clases de religión y la comunidad que ha encontrado dentro de PathwayConnect han fortalecido su testimonio y la emocionaron a regresar al templo cuando estén abiertos y disponibles nuevamente, dijo. Habiendo sido inactiva en la Iglesia durante varios años durante su matrimonio, dijo que el programa la ha ayudado a construir la base espiritual que le faltaba y que algunos de sus compañeros de clase incluso se han ofrecido a asistir al templo con ella nuevamente cuando llegue el momento.

Apoyo para el éxito

José De La Portia de la Estaca Weatherford Texas fue uno de los primeros en el área de Texas en inscribirse en BYU-Pathway cuando todavía era un programa piloto. Aun en ese momento, su experiencia en el programa no fue muy diferente, dijo.

Al haber trabajado como mecánico con un certificado técnico durante muchos años, BYU-Pathway le ofreció la oportunidad de volver a ingresar a la educación superior de una manera no intimidante. Y con la combinación de conocimientos espirituales y prácticos que ofrecía el programa, dijo que comenzó a acelerar su trayectoria profesional de maneras maravillosas e inesperadas.

Tiffany Gutierrez se reúne con su clase en línea de BYU-Pathway PathwayConnect a través de Zoom.
Tiffany Gutierrez se reúne con su clase en línea de BYU-Pathway PathwayConnect a través de Zoom. Credit: Tiffany Gutierrez

El programa PathwayConnect es un punto de partida para múltiples escenarios de éxito, dijo.

“Ha fortalecido mi testimonio, porque muestra que nuestro Padre Celestial nos escucha y sabe lo que necesitamos”, dijo De La Portia. “Me mostró que mi Padre Celestial me preparó un camino, aunque yo era diferente. Y fue un desafío, pero Él preparó todas las oportunidades para mí y eso cambió mi perspectiva y mi panorama”.

También hizo notar que, en cada paso del camino, a través de PathwayConnect e incluso después en su programa de titulación de BYU–Idaho en línea, ha habido personas que lo apoyaron durante todo el camino.

“Trabajaron conmigo y encontraron formas de ayudarme porque todos quieren que tenga éxito”, dijo. “Fue como tener todo un equipo de porristas ayudándome a alcanzar mis metas”.


Los artículos de esta sección no son oficiales pero han sido tomados de una fuente confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.thechurchnews.com/es/2021/01/07/byu-pathway-worldwide-herramienta-de-ministracion-texas-red-apoyo-12270

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here